Vídeo curso autoescuela: Seguridad activa. Los frenos 2ª parte

El uso del motor como freno es continuo, a esto se llama freno motor y actúa cuando levantamos el pie del acelerador y cambiamos a marchas más cortas, consiguiendo reducir la velocidad sin usar el freno de servicio. El motor actúa como freno en las ruedas motrices evitando el uso del sistema de frenos.

Para frenar en condiciones normales, levantaremos el pie del acelerador con antelación suficiente, y si fuera necesario, reduciremos a velocidades más cortas para que el motor actúe de freno.

En caso de frenada de emergencia, frenaremos fuertemente sin llegar a bloquear las ruedas. Cuando notemos el menor indicio de bloqueo, levantaremos ligeramente el pie del freno para que las ruedas sigan girando y agarren mejor al pavimento.

La eficacia de los frenos depende:

1. Del estado de los frenos, los neumáticos y la calzada.

2. De la presión que se ejerza sobre el pedal de freno.

3. De la velocidad a la que se circule.

4. De la masa del vehículo y de la carga que se transporte.

Los frenos pueden fallar total o parcialmente por:

1. Pérdida de líquido de frenos. Se nota porque al pisar el pedal este llega casi al fondo.

2. Entrada de aire en las canalizaciones. El freno da sensación de blando y esponjoso.

3. Fading o calentamiento excesivo de los frenos por el abuso continuado de los mismos.

4. Excesiva humedad del sistema de frenos. Para eliminarla pisaremos el pedal del freno poco a poco para eliminarla y así volver a recuperar su eficacia.

5. Desgaste de zapatas o pastillas. Se nota porque hay que frenar más de lo normal.

6. Acción desigual de los frenos. Se nota porque al frenar el vehículo tiende a desviarse hacia un lado. Puede deberse a una diferencia de presión de inflado en los neumáticos de un mismo eje, a un desgaste desigual de las zapatas o pastillas o a un mal reglaje de los frenos.

Si los frenos fallan totalmente, no aceleraremos, reduciremos a velocidades más cortas y circularemos lo más próximos posible al borde derecho de la calzada o por el arcén si es suficiente y transitable. Si a pesar de todo no logramos reducir la velocidad y dominar el vehículo se procurará circular rozando el lateral del vehículo con un talud, cuneta, etc.

El sistema de frenado antibloqueo ABS evita el bloqueo de las ruedas en caso de frenada brusca. Regula la potencia de frenado de cada rueda en función de su adherencia. En caso de una frenada de emergencia el conductor ejercerá una presión constante sobre el pedal del freno hasta la detención total del vehículo.

Adquiera nuestro vídeo curso en DVD o en MP4

Javier Merino
Profesor de Formación Vial

Sobre el autor

Carmen Alfonso

Blog dedicado a la conducción, las autoescuelas y la seguridad vial. Está creado por un grupo de profesionales de la formación vial que comparten inquietudes y experiencias. Aquí podrás encontrar información variada sobre el día a día de la autoescuela, exámenes, test o novedades y consejos para una conducción más segura.

0 comentarios

Deja un comentario