Artículos de la Tag elegida »»

2012 1 mar

Estos días pasados hemos comprendido que la observación es fundamental para obtener la información necesaria para la conducción preventiva y que una anticipación constante redunda en nuestra propia seguridad vial y, por tanto, ayuda a la seguridad vial colectiva.

No siempre las cosas salen como uno espera. Por eso es necesario anticiparse y reaccionar en caso necesario. Debemos dominar nuestro espacio de conducción.

¿Qué podemos hacer cuando es el conductor que nos sigue el que no respeta las distancias? La primera medida será aumentar la distancia con el vehículo que nos precede. Lo siguiente, evitar acelerar, porque eso no resolverá nada y aumentará el peligro en caso de que surja un problema. Si nos vemos en la necesidad de frenar o de girar hacia algún sitio, comenzaremos nuestra maniobra mucho antes, quitando velocidad con suavidad y tiempo suficientes y, en el caso de desplazamientos laterales, utilizaremos los indicadores de dirección con mucha antelación, de forma que el conductor que nos sigue tenga tiempo de reaccionar.

La conducción preventiva exige una preocupación constante por la separación lateral,  circulemos en línea recta y por nuestro carril, por lo que pueda suceder. Un conductor que cambia repentinamente de rumbo, un peatón que irrumpe en la calzada, el ocupante de un vehículo que sin pensarlo abre la puerta… Todos esos posibles problemas que pueden aparecer nos llevan a la necesidad de mantenernos suficientemente alejados lateralmente del resto de usuarios de la vía.

En ciudad esa separación será proporcional a la anchura y características de la calzada y a la velocidad a la que circulamos, sin olvidar factores como el tráfico.

Al final, la idea es que, mientras circulamos, constantemente debemos dejar un margen lateral de seguridad suficiente para cubrir las variaciones de trayectoria que como conductores vamos experimentando y que también van experimentando los demás.

Adquiera nuestro vídeo curso para el permiso “A” en DVD

Javier Merino
Profesor de Formación Vial

Published under Permiso Asend this post
2012 29 feb

Mira con atención la carretera por delante, para poder de frenar con anticipación y realizar maniobras defensivas. Deja un espacio de seguridad considerable entre nuestro vehículo y el que va adelante. Observa en las intersecciones, incluso cuando tengamos prioridad en ella.

No conducir más de dos horas o 200 kilómetros sin descansar. Os recuerdo que es fundamental respetar las velocidades máximas, estar muy atento a los demás, aunque nosotros circulemos bien, los demás pueden cometer fallos.

Situaciones especiales para tener en cuenta:

Efecto túnel

Mientras aumenta la velocidad, disminuye el campo visual y se entra en el denominado efecto túnel, con lo que se va perdiendo la visión hacia los lados. Este fenómeno se empieza a ver a partir de los 40 km/h.

Aquaplaning

Es el efecto que se crea cuando el vehículo pisa un charco de agua. Esto produce que el vehículo pierda el contacto con el asfalto por unos segundos y si se combina con una mala maniobra, puede ser muy peligroso. Para evitarlo, los neumáticos deben estar bien inflados y con dibujos de correcta profundidad. Disminuir la velocidad es fundamental en estos casos.

Carreteras no habituales

Si tienes que circular sobre carreteras montañosas, arena, nieve, barro o cualquier otra vía que no te sea habitual, consulta e infórmate con anterioridad con personas que sí conozcan la conducción con esas caracteristicas.

Adquiera nuestro vídeo curso para el permiso “A” en DVD

Javier Merino
Profesor de Formación Vial

Published under Permiso Asend this post